Entrevistas

Historias que inspiran #1: Camila Vignone, Juamadana

He conocido pocas personas en mi vida que aman tanto lo que hacen, como es el caso de Camila Vignone, creadora de Juamadana, un emprendimiento que a simple vista es un local de alquiler de vestidos de fiesta, pero en los hechos es mucho más que eso…

Tuve el privilegio de poder hacerle esta entrevista a Camila, donde nos cuenta los inicios con su emprendimiento, los pasos clave para sacarlo adelante, lo que significa en su día a día, y además nos comparte algunas recomendaciones para quienes están comenzando a dedicarse a aquello que tanto les gusta.

Espero que la disfrutes, y al final de la página puedes dejar comentarios o preguntas que quieras hacerle.

Camila, para empezar… Contanos un poquito sobre quién sos y qué te dedicas.

Mi nombre es Camila, tengo 24 años. Desde 2012 tengo un emprendimiento llamado Juamadana, por el cual en 2013 inicie la carrera de Diseño Textil (actualmente me falta la tesis para recibirme).

Hoy por hoy siento que Juamadana me define como persona. Soy Camila y también soy Juamadana.

¿Cómo fueron los inicios del emprendimiento? ¿Por qué y cómo surgió?

Creo que hay dos pilares fundamentales en el surgimiento de Juamadana… Por un lado está mi interés por la creatividad desde que soy muy niña… Mi mejor pasatiempo siempre era “hacer manualidades”. Hice de todo… tarjetas, pulseras, colitas, etc., y siempre buscaba la forma de comercializar eso que hacía, desde chica quería ser independiente jaja…

Por otro lado, creo que influyó mucho el hecho de haber crecido escuchando a mi padre decirme “seguí a tu corazón”, “luchá por tus sueños”. Esas frases me marcaron desde niña, hoy por hoy siento que me definen como persona y que son sin dudas la razón de ser de Juamadana.

Puntualmente la parte de enfocarme en vestidos de fiesta, comenzó cuando tenía 14 años… Empecé con todos los cumples de 15 y obviamente siempre quería estar distinta. Tenía en casa un montón de blusas de mi abuela y un cuaderno de cuando ella hizo un curso de costura, y con ayuda de mi mamá, empecé a hacerme mis propios vestidos. Descubrí que era algo que me encantaba hacer, y además me hacía sentir muy especial el hecho de usar vestidos que yo misma había hecho.

¿Cómo eso pasó de una actividad “extra” a crear un emprendimiento propio?

«Cuando recién empecé, atendía en mi casa y no tenía ni perchero para colgar las prendas. 2012.»

Desde chica siempre quise tener independencia económica y mi único ingreso era quedarme con los vueltos de algún mandado que me pedían mis padres… Con eso logré juntar $600, y con mucho sacrificio (porque siempre me gastaba esa plata en ropa jaja) los destiné a comprar telas.

Con las telas que compré, hicimos 11 vestidos con mi madre. Fui a la feria y vendí 2, y realmente no lo podía creer!!! Había generado mis primeros $2000, me sentía millonaria jaja. Eso me motivó y me dio confianza.

Me empecé a dar cuenta que ese nuevo mundo que estaba conociendo me interesaba de verdad… Precisamente después de esa feria descubrí lo que quería hacer para el resto de mi vida…


Como le sucedió a Camila, el hecho de animarse a dar esos primeros pasos y poder ver resultados tangibles, es fundamental para agarrar confianza y seguir adelante. A veces tenemos mil planes, pero lo que nos hace falta, es simplemente hacer un pequeño plan para llevar las ideas a la práctica y ver cómo funcionan. Eso permite que el proyecto comience a generar tracción, y a partir de ahí, poder pensar hacia adelante.


¿Qué es Juamadana hoy y qué significa en tu día a día?

Local hoy en día, en Calufe, Paso Molino. 2018.

No existe una palabra concreta que describa lo que es Juamadana hoy, es un emprendimiento, una marca, un local… es la solución para todas las chicas que buscan sentirse especiales en una fiesta… tan especiales como me sentía yo usando mis diseños y como aun me siento entregando mi corazón en este proyecto.

Juamadana es mi mundo, es lo que le da sentido a mis días, lo que me da felicidad cada mañana cuando me despierto. Amo venir al local, me encanta lo que siento, y este año que lo empecé a compartir con mi hermana, más me gusta todavía, es algo que me llena el alma 100%.

Me pasan cosas increíbles… Por ejemplo, los fines de semana, aunque obviamente hago un montón de cosas que me encantan, es como que en determinado momento, cuando llega el domingo, ya estoy deseando que sea lunes para volver al local.

¿Qué es lo que más te ha ayudado en tu crecimiento como emprendedora?

Siento que lo que más enseñanza me dio, es la experiencia en sí de todo estos años (ya van 6 años de Juamadana). Aprendí de probar, de equivocarme, corté mal los vestidos millones de veces, pero fue parte del aprendizaje. Incluso también en ir a ferias y no vender, pero igual seguir adelante.

Obviamente la facultad me dio una cantidad de herramientas también. En mi caso yo siempre digo que soy afortunada por tener tan claro lo que quería hacer cuando entré a la facultad, porque todo lo que iba aprendiendo ya lo aplicaba directamente a Juamadana.

¿Qué objetivos tenés a futuro?

Este año trabajé mucho la parte interna de la marca, que es algo que no tenía claro y que a mi entender es fundamental, poco a poco comencé a generar un vínculo especial con las chicas y uno de los objetivos que tengo es mejorar ese vínculo, generar lazos de confianza con ellas, que se sientan parte de Juamadana.

Otro de mis objetivos es generar alianzas con empresas que permitan fortalecer la marca y su propuesta de valor.

Estoy muy feliz por la evolución que ha tenido Juamadana, y de acá para adelante quiero que continúe creciendo y consolidándose.

Como objetivo más grande y más a largo plazo, me encantaría mediante mi experiencia poder inspirar a las personas a que busquen incansablemente lo que aman y se animen a hacerlo.

¿Qué le recomendarías a alguien que está comenzando el proceso de hacer lo que le gusta?

Después de descubrir lo que te gusta, creo que lo siguiente es animarse a hacerlo, tirarse al agua. Yo me tiré mil veces, a veces hice cosas que la gente me decía que estaba loca, como por ejemplo cuando decidí abrir el local. Ni ahí me sentía preparada, incluso estaba a mil con la facultad, pero se dio la oportunidad y dije “ya fue, me mando”, y hoy creo que fue lo mejor que me pasó.

Colgando las letras del local. 2014.

Yo sé que hay que analizar  pero a veces eso de pensar tanto te estanca. Hoy miro para atrás y agradezco haberme animado porque es lo que me permitió avanzar.

Lo otro que me parece fundamental, es tener claro que no es un camino fácil y que por momentos es agotador pero la clave está en nunca dejar de disfrutar,  en ser constantes, pacientes y estar seguros de que estamos donde queremos estar.

A mi me pasa que estoy convencida de que estoy en mi camino y eso me da paz, me permite avanzar a pesar de los obstáculos, y cuando me caigo, levantarme. Creo que eso es lo más importante. A la larga siempre pesa más eso chiquito de cada día, que el querer hacer todo de golpe.

Hoy por hoy todo el mundo quiere las cosas ya, pero nada se consigue ya, necesitas mucho trabajo y mucha constancia para conseguir lo que te propones.

Para cerrar, ¿qué mensaje te gustaría dejar?

Me gustaría decir que me siento feliz de estar donde estoy, de hacer lo que amo y estar dispuesta a seguir creciendo y aprendiendo por sobre todas las cosas, y que a pesar de mi humilde trayectoria, mi propósito más grande es ser inspiración, transmitir el mensaje de que se animen a hacer lo que aman, porque no me cabe la menor duda que es de las cosas más gratificantes que puede existir…


GRACIAS Camila!! El mundo necesita gente que ame lo que hace.

El mejor de los éxito para vos y Juamadana!!


Sigue hacia abajo y deja tus comentarios 😉

Si te gustó lo que leíste, compártelo haciendo click aquí.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Intercambiemos opiniones! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.