Desarrollo Personal

John Molson MBA International Case Competition, más que una competencia, una experiencia de crecimiento personal y profesional.

 – ¿Resolver un problema de negocio en 3 horas?

 – Es imposible, dijimos.

 – No es resolver. Es leer el caso (15 carillas aprox.), analizarlo en grupo, encontrar los problemas claves, proponer ideas para resolverlo, seleccionar la más adecuada, detallar cómo se implementaría (incluir aspectos innovadores), especificar qué costos e ingresos implica, y además preparar un PowerPoint para luego presentar.

Todo eso en 3 horas, en inglés y sin poder acceder a Internet ni ningún otro tipo de información (aparte de la incluída en el caso).

 – Mientras nuestras caras demostraban no entender nada, respondimos: ¿Eso es posible? ¿La gente lo logra?

 – Claro que es posible, con metodología, orden y entrenamiento.

De esa manera nos enterábamos de qué se trataba la Competencia Internacional de casos John Molson…

Poco tiempo después lo estábamos intentando (en la competencia interna que nos permitió tener la posibilidad de ir a Montreal). Al principio muy entreverados y desorganizados, pero poco a poco fuimos mejorando. Varias noches de llegar tarde a casa, y domingos levantarse temprano, hicieron que llegáramos a una buena forma de trabajo que nos permitiera cumplir los objetivos.

A veces no nos damos cuenta de la capacidad que tenemos, hasta que la presión y la motivación son lo suficientemente grandes para que debamos sacar lo mejor de nosotros.

Me pregunto: ¿Y si lo hacemos más seguido? ¿Y si armamos nuestros planes con un poco más de sentido de urgencia? ¿Si valoramos más nuestro tiempo, si sacamos más provecho de él, si desplegamos todo nuestro potencial mucho antes de que la fecha de entrega esté frente a nuestro ojos?

Aprendizaje #1: Podemos lograr mucho más de lo que a simple vista creemos que podemos.

No fuimos para competir, fuimos para aprender, disfrutar y crecer, lo que no quiere decir, que no hayamos ido a competir y dejarlo todo.

“El relacionamiento, el intercambio, el aprendizaje, no es parte de la competencia, es todo.” Los 4 escuchábamos atentamente, mientras nuestro coach nos insistía en que aprovechemos los momentos sociales al máximo. No entendíamos nada, pensábamos que nos iba a decir que debíamos «concentrar». Allí empezábamos a entender el valor de la experiencia que estábamos comenzando a vivir.

36 equipos, 20 países representados, profesionales de diversas regiones, industrias y áreas. Es difícil encontrar un espacio donde todo esto se dé en un mismo lugar.

Aprendizaje #2: Los momentos sociales no son algo extra, son parte esencial de nuestras experiencias, incluso las profesionales.

45 minutos de lectura + 30 minutos de análisis, luego definir la solución y cómo implementarla.

Las veces que “fallamos” mientras practicábamos para la competencia, en general no estuvieron relacionadas a que nuestras soluciones no fueran buenas e innovadoras, sino en que no habíamos encontrado el problema central en que se encontraba la empresa o industria.

No existe buena solución para el problema equivocado.

Dedicar el tiempo y esfuerzo necesario para llegar a las raíces clave, hace que se comience a construir sobre bases sólidas, y las probabilidades de llegar a buen puerto sean notoriamente mayores.

Aprendizaje #3: Lo más importante para construir buenas soluciones, es desarrollar la habilidad de identificar los problemas correctos.

“No estoy segura de ir porque no me siento fuerte en inglés y no quiero “atrasar” a mis compañeros”.

Ella pensaba que sería la única que no tenía un excelente nivel de inglés (todavía no nos había escuchado hablar al resto). Menos mal que luego se convenció de que eso no sería un problema.

Siempre nos va a faltar algo para estar en la situación ideal de enfrentar los desafíos, siempre. Sin embargo, eso no impide que podamos hacerlo. Incluso, esa puede ser la oportunidad perfecta para poner a prueba esas habilidades que más nos cuesta desarrollar.

Presentar en inglés, en otro país, en una competencia internacional y frente a prestigiosos ejecutivos, es una situación fuera de la zona de confort. Es de esas situaciones donde los nervios no se pueden evitar, donde el miedo aparece, pero también donde cada uno puede utilizar todo es a favor para sacar lo mejor que lleva dentro (y que quizás desconocía).

Aprendizaje #4: Todo lo que te saca de tu zona de confort te hace crecer.

Discutir, discutir y discutir, totalmente necesario.

Un buen análisis, requiere de discusión, y sólo cuando se logra plantear y entender de la forma adecuada, esa discusión puede generar conflictos positivos.

Gracias a los talleres de liderazgo y trabajo equipo que habíamos cursado, teníamos toda la teoría, y también un poco de práctica, pero esta situación era más extrema.

Una discusión sobre personalidades genera pérdidas de energía y tiempo, pero una discusión de ideas genera conflictos positivos que permiten arribar a mejores soluciones.

Pudimos aplicarlo en cada caso, y eso nos permitió llegar a resultados más sólidos.

Aprendizaje #5: Un equipo se transforma en un buen equipo cuando sigue manteniendo la misma actitud, sinergia y respeto, aún bajo mucha presión.

Los otros son mejores. Los otros tienen más años en esto. Los otros tienen una educación de mejor calidad. Los otros tienen sociedades más desarrolladas. Los otros…. bla bla bla…

Nunca creímos ni pensamos en eso. No sólo porque no estamos de acuerdo con ese tipo de pensamiento, sino porque consideramos que tampoco es real.

Sin embargo, aunque siempre confiamos en nosotros mismos y en lo que podemos hacer desde Uruguay, no habíamos tenido la oportunidad de ver en los hechos cómo estábamos en comparación con Universidades de países tan reconocidos.

Ver de primera mano que estamos a nivel de competir con personas de todo el mundo, nos demostró y nos hizo visualizar todo lo que podemos llegar a lograr si no dejamos que esas frases mediocres entren en nuestra cabeza.

Aprendizaje #6: No importa que seamos pocos y vivamos en un país lejos de las grandes potencias. Igualmente tenemos la capacidad de competir en las grandes ligas y a un gran nivel.

“Si pasan a la semifinal, nosotros vamos a hinchar por ustedes”.

“Queremos que también ganen el premio al espíritu de equipo”.

No nos olvidaremos de todos aquellos que se nos acercaron a decir que nos apoyaban a nosotros, para seguir avanzando en la competencia, y también para ganar el premio al “Team Spirit”. Para nosotros eso vale oro, mucho más que otro tipo de premios.

Que otros te perciban como equipo, que empatice contigo y quieran apoyarte, significa estar haciendo un buen trabajo. Va más allá de ser buenos profesionales.

Aprendizaje #7: Lo que te llevás a largo plazo, son los vínculos, los aprendizajes, y los momentos compartidos. El resto, va y viene.

Finalmente, vale destacar que todo resultado es consecuencia de la preparación, pero no de la preparación que uno hace por sí sólo. Estos logros son gracias a nuestras familias que nos apoyan, a todos los profesores que nos enseñan, a los colegas que nos comparten información y conocimientos, etc… Si uno de ellos hubiera faltado, nada sería posible (no son palabras bonitas, es literal). Como dice Julio Decaro, no somos nada por nosotros mismos, como un ser aislado, únicamente intersomos.

Gracias equipo por esta excelente experiencia compartida: María Laura García Da Rosa, María Laura Tallac, Enrique Serra y Luis Silva.


Si quieres conocer más sobre la competencia, mira esta nota que nos hizo la Universidad ORT.

Si te gustó lo que leíste, compártelo haciendo click aquí.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Intercambiemos opiniones! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.