Futuro

¿Nos estamos preparando para el futuro, para el presente o para el pasado?

Es difícil imaginar el futuro, teniendo en cuenta la velocidad de los cambios que vivimos, pero de todas maneras, debemos tener una mínima idea de las grandes transformaciones que modificarán la forma en que vivimos… ¿Por qué? Porque hoy estamos tomando decisiones que nos ayudarán, o no, a prepararnos para vivir integrados en la era que se viene.

La cuarta revolución industrial viene de la mano de varias tecnologías en pleno desarrollo, como lo son: Inteligencia Artificial, Internet of Things, Nanotecnología, Biotecnología, Blockchain, etc., pero… ¿Cómo se verá modificado nuestro día a día?

Éste es el futuro que me imagino (dentro de 20 años aprox.), en función de los avances e investigaciones que se están llevando a cabo en este momento:

  • La gran mayoría no tendremos vehículo propio.
  • Andaremos en vehículos compartidos y autónomos, a veces por tierra y a veces por aire.
  • También nos moveremos mucho en bicicleta, en distancias más cortas.
  • Quizás se creen parques de diversiones que nos brinden la posibilidad de manejar.
  • Los robos en las calles prácticamente dejarán de existir, pero cambiarán de forma a robos informáticos. (Si lo piensas de otra manera, hasta si quieres dedicarte a robar tendrás que prepararte).
  • Los sindicatos lucharán por trabajo, no por mejores salarios, y se arrepentirán de haber luchado por tantos beneficios que los hicieron perder frente a la eficiencia de los automatismos.
  • Estaremos rodeados de tecnología. Todas las tareas repetitivas estarán automatizadas.
  • Tendremos reuniones con hologramas.
  • A veces confundiremos lo real con lo virtual.
  • Debido al aumento de la productividad y el desempleo, existirá un salario único universal, al que se podrá acceder sin la obligación de trabajar.
  • En el día haremos muchas actividades de disfrute personal, y trabajaremos en lo que más nos guste.
  • Tendremos más tiempo, y seremos más creativos.
  • Nuestras relaciones sociales cobrarán más valor.
  • La desigualdad entre ricos y pobres será mayor, pero en el nivel de pobreza estarán cubiertas todas las necesidades básicas.
  • Las ciudades serán más verdes.
  • Las empresas tendrán como prioridad el impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. (Este es el punto que más me agrada :), motivo por el cual estoy ayudando a emprendedores a incorporar estos aspectos en sus empresas).
  • Las divisiones entre países perderán poder. Seremos mucho más multiculturales e integrados.
  • Los activos serán mayormente compartidos, y el alquiler seguirá cobrando fuerza.
  • Nuestra estado de salud será monitoreado de forma continua y mejorará constantemente, no solamente hasta un nivel mínimo de supervivencia como en la actualidad. El promedio de vida aumentará de una forma sorprendente.
  • Comer carne será un lujo mucho mayor, ya que en muchos lugares será sustituida por carne cultivada, o, naturalmente, por vegetales.
  • Serán cada vez más valoradas la habilidades sociales y la inteligencia emocional.
  • Tendremos menos problemas, y eso generará nuevos problemas.

Este listado lo he hecho en función de lo que he venido estudiando e investigando los últimos años, y además un análisis propio en función de las tendencias actuales. (No agregué fuentes sobre cada punto, porque el artículo me hubiera llevado varias horas más, pero puedo compartir las que me soliciten). De todas maneras, te recomiendo ver esta infografía del Foro Económico Mundial sobre las últimas tendencias.

Como ves, el mundo cambia rápidamente, e incluso cada vez más rápido (matemáticamente de forma exponencial), acompañando lo previsto en la Ley de Moore (aunque actualmente hay posiciones encontradas sobre la continuidad de la misma).

Lo único constante es el cambio. Heráclito

Lamentablemente, a pesar de que los avances tecnológicos (que impactan en todo lo que hacemos) avanzan de manera exponencial, no sucede lo mismo en nuestra capacidad de transferir esos avances hacia la educación, donde la brecha entre academia y realidad es cada vez más amplia.

(Considero un crimen que haya universidades publicitando carreras para 2019 cuyas profesiones no existirán para el momento que sus alumnos se gradúen)

Por lo tanto, teniendo en cuenta que no puedes dejar tu futuro en las manos de la educación formal (la cual en muchos casos, no todos, te preparará para ser bueno en el pasado), considero que la solución, al menos por ahora, depende de lo que cada uno pueda prepararse individualmente para construir la mejor versión de sí mismo.

Nuevamente (volviendo a una de mis ideas centrales), debemos preparar nuestro futuro de manera proactiva, asumiendo la responsabilidad de lo que hacemos, y viviendo de una forma lo más consciente posible.

Lo bueno, nuestros días tienen altas probabilidades de ser cada vez mejores en muchos aspectos. Aparentemente la tecnología nos ayudará mucho, y si somos capaces de aprovechar bien el tiempo extra que obtendremos, pueden salir cosas muy positivas.

Entre tanta incertidumbre, investigar, ser curioso, y nunca dejar de aprender, son tres factores que en cualquier circunstancia te dejarán en una situación más favorable.

Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir para siempre. Mahatma Gandhi

Y tú, ¿cómo ves el futuro y cómo te estás preparando para él? Seguimos el intercambio en los comentarios.

Si te gustó lo que leíste, compártelo haciendo click aquí.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Intercambiemos opiniones! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.