Desarrollo PersonalEducación Financiera

Reinventarte tiene un costo. ¿Estás dispuesto/a a asumirlo?

 – ¿Cómo hacés, financieramente hablando, para bancar todos estos meses sin un ingreso fijo?

 – Con ahorros, respondí.

 – ¿Y no te preocupa que se te vayan gastando todos?

 – Por lo que estoy construyendo y cómo vengo avanzando profesionalmente, creo que voy a llegar al equilibrio económico antes que eso suceda. Pero en caso de que no sea así, igualmente no me preocupa. Estoy dispuesto a gastar el 100% de mis ahorros, si es para invertir en mí mismo, para crecer como persona y como profesional, y para construir el estilo de vida que deseo. Sé que el dinero volverá después. El tiempo no.

Necesitas arriesgar en algún punto para reinventarte*

*Para el artículo, asumiremos que reinventarse significa realizar un gran cambio a nivel de desarrollo personal/profesional, cambiando de área de trabajo, tipo de trabajo, estilo de vida, prioridades, etc.

¿Qué estás dispuesto a poner en juego para cambiar tu vida?

Quizás sea tu tiempo, quizás un trabajo que parece ser bueno, quizás el lugar donde vives, o tal vez actividades que debas postergar. No sé que arriesgarás en tu caso, pero con total seguridad, algo tendrás que poner en juego, porque no existe inversión que no tenga riesgos (y no estoy hablando únicamente de inversiones económicas).

Veo mucha gente llena de ideas y proyectos en su mente, que por mucho tiempo continúan siendo eso, ideas.

El valor de las ideas es cero, e incluso a veces es negativo.

Hay tres caminos que puedes seguir con una idea o proyecto:

  • Avanzar.
  • No avanzar, sin saber por qué (o esperando un milagro).
  • No avanzar, conociendo por qué.

Evita siempre el camino del medio, es el que tiene valor negativo, porque además de no avanzar, esas ideas están consumiendo un espacio de tu mente que podrías estar dedicando a otras cosas.

Este año comencé tres proyectos. Uno de ellos ya quedó por el camino, otro está en curso y avanzando bien, y el tercero está comenzando (y con mucha fuerza).

Para los tres proyectos utilicé siempre el mismo método, y es el que seguiré empleando: Fallar rápido y barato. No estoy dispuesto a perder tiempo en el camino del medio, por eso construyo pruebas que me permitan validar en poco tiempo la viabilidad del proyecto, para poder decidir si continúo o no.

Dicen que luego de 10 emprendimientos, 1 tiene mucho éxito. Seguiré hasta los 10, o más, si es necesario.

Necesitas tener una estrategia para reinventarte

¿Por qué te quieres reinventar y cómo vas a vivir el proceso?

Sin un porqué lo suficientemente fuerte, una visión a largo plazo, ni valores claros que te ayuden a tomar buenas decisiones, será muy difícil sobrepasar las dificultades.

Necesitas diseñar una estrategia, y formar un plan que te saque de esa situación que no es ni tan mala ni tan buena.

El gran problema de la mayoría de la gente y de las empresas, es que no están tan mal como para darse cuenta que necesitan un cambio.

Nunca crecí tanto como desde el momento en que decidí ponerme en una situación donde necesitaba actuar con un sentido de urgencia, el 3 de Noviembre de 2017, cuando renuncié.

Decidí jugármela y salir a luchar sin tener algo seguro, pero soy totalmente consciente que no es el camino ideal para todos. No es la mejor ni la peor fórmula, simplemente es que la que yo decidí utilizar.

Lo hice así porque sabía que en una situación de comodidad, difícilmente dedicaría mucho tiempo y energía a construir otros proyectos, ya que no tenía la necesidad de obtener resultados de ellos en el corto plazo.

Sin embargo, de esta manera, la velocidad es otra, y para mi, en esta etapa de mi vida, vivir un proceso de crecimiento acelerado es importante. Jamás hubiera crecido lo que crecí en el último año, si no hubiera renunciado a mi trabajo. Fue la mejor decisión que pude tomar.

Eso sí, me había preparado económicamente antes de hacerlo. Era consciente de los ahorros que tenía, y el tiempo que podría vivir con ellos sin tener un buen ingreso.

Necesitas educación financiera para reinventarte

Todo proceso de cambio implica un gasto, tanto económico, como emocional, de tiempo, y de otros recursos (actividades que necesitas dejar de hacer para enfocarte en otras).

No es viable querer esperar al momento donde tengas todo el dinero suficiente para hacerlo, o que las condiciones se den de una manera tan ideal, que puedas dar el salto sin tener que retroceder a tomar impulso.

El sacrificio también forma parte del crecimiento, y es una parte fundamental, siempre que tengas claro hacia dónde vas.

Es posible administrar tus finanzas para poder preparar ese momento. Con los conocimientos, herramientas, y planificación adecuada, es posible construir un colchón de seguridad que te permita vivir un tiempo sin ingresos, y no estoy hablando de necesitar un sueldo enorme para poder hacerlo.

Cualquiera que sea tu ingreso (considerando que supera lo necesario para cubrir las necesidades básicas indicadas por Maslow), siempre puedes apartar una cuota para pagarte a ti mismo, y además generar una rentabilidad con eso. Todo depende de tus prioridades.

(No voy a profundizar en las finanzas personales aquí, ya que no es el foco central, pero sí te recomiendo encarecidamente que te des una vuelta por el blog y el podcast de Rodrigo Álvarez, Neurona Financiera, donde vas a encontrar información de muchísimo valor. (Esto no es publicidad, simplemente lo recomiendo porque para mi fue de gran ayuda cuando hace unos años comenzaba a interiorizarme en cómo mejorar mis decisiones financieras)).

Cierre

Entonces… ¿Por qué decido invertir incluso todo el dinero que tanto me costó ahorrar?

Porque considero que no hay acumulación de dinero que justifique tener una vida pobre.

Cuando tenés todo solucionado, no servís para nada. Gonzalo Domínguez.

Si mi objetivo actual fuera económico, me hubiera quedado donde estaba.

¿Qué te mueve a hacer lo que hacés?

Que este 2019 no estés esperando buenos resultados, sino que los estés construyendo.

Sé proactivo, busca tu camino, rodeate de la información y la gente adecuada, y todo se irá alineando poco a poco.

Y algo más… nunca olvides disfrutar del proceso.


Ahora, luego de haberte contado mi experiencia, me encantaría conocer la tuya, ya sea porque viviste algo similar o porque lo estás planificando vivir. ¿Se encuentra esto en tu plan 2019?

Si te gustó lo que leíste, compártelo haciendo click aquí.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 comentarios en “Reinventarte tiene un costo. ¿Estás dispuesto/a a asumirlo?

  1. Es muy cierto lo que dice el artículo! Me encantó!!!! Muchas gracias por compartirlo.

    Me encanta eso de arriesgar. No hay que pasar mucho tiempo en la misma situación. No es muy recomendable.

    Es bueno tener un camino trazado, metas a corto, mediano y largo plazo, pero estar siempre en el mismo “lugar”. Hay que generar algo de desestabilidad. Lo que he aprendido en mi vida, al no estar en mi “zona de confort”, es genial.

    Salud!

    1. De nada Silvia. Muchas gracias a vos por el comentario y por compartir tu experiencia!!

      Nada como el aprendizaje que la propia vida nos da cuando nos animamos a enfrentar nuestros miedos.

Intercambiemos opiniones! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.