Desarrollo Personal

Tu opinión es necesaria, pero no suficiente

Daniel decidió jugársela. Hacía años quería tener su propio local.

Confiado en sus conocimientos y experiencia, elaboró todo lo necesario para que el emprendimiento fuera un éxito. Consiguió el lugar, invirtió en la remodelación, compró los primeros artículos para vender, contrató servicios de marketing, etc.

Los primeros días fueron excelentes. Estaba muy entusiasmado, y ponía todo su esfuerzo por dar lo mejor cada día.

Sin embargo, la emoción pasó, y poco a poco, sus ventas se estancaron, e incluso comenzaron a disminuir. Intentaba todo lo posible, y la situación seguía empeorando.

No lo podía entender, tenía los mejores productos, la mejor atención, y el lugar mejor diseñado…

Ni siquiera sus conocidos iban a comprarle. Al final, decidió comenzar a preguntarles: ¿Por qué no vienen al local? ¿Qué es lo que no les gusta?

Su respuesta: No hay nada que no nos guste, simplemente no es lo que necesitamos.

¿En qué estás basando tus decisiones cuando quieres hacer algo nuevo o mejorar lo existente?

Hay dos formas de hacer negocios:

  • Suponiendo lo que quieren tus clientes.
  • Preguntándoles qué necesitan.

Hay dos formas de mejorar como persona:

  • Suponiendo lo que tenemos para mejorar.
  • Preguntando a nuestro alrededor qué estamos transmitiendo.

¿Cuál camino estás eligiendo?

Tanto para los negocios, como para la vida, la humildad y la apertura para reconocer que no somos capaces de saber todo, son habilidades fundamentales para encontrar oportunidades de mejora y poder aprovecharlas.

Por más brillante que seas, tu visión siempre tendrá sesgos.

Todo tenemos clientes a quiénes hacerles preguntas. Si tienes una empresa, está claro. Pero si eres empleado, también tienes: quizás sean clientes internos, a quienes le entregas trabajo, o puede que tu principal cliente sea tu propio jefe.

Incluso si no tienes trabajo, también tienes clientes, los reclutadores.

Siempre que quieras mejorar tu imagen, o la de tu empresa, pregunta, y luego analiza inteligentemente.

No habrá mejor visión que la que pueden darte quienes estar percibiendo desde afuera lo que tu transmites, o lo que transmite tu marca. Hay una realidad que sólo pueden ver ellos, no tú.

Abraza las críticas, son tu mejor aliado para construir una mejor versión de ti mismo.

¿Qué opinas?

#Leccionesdemarketingparalavida

Si te gustó lo que leíste, compártelo haciendo click aquí.
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 comentarios en “Tu opinión es necesaria, pero no suficiente

  1. Hola! Me encantó el artículo… pero no es tan fácil llevarlo a cabo. Por ejemplo: en una empresa, puede que sí. Hago una especie de encuestas, sondeos, estudios diversos, ok. Puede ser. ¿Pero en mi vida personal? ¿Qué hago? ¿Una encuesta a la gente? No. ¿Escuchar críticas? Sí, pero no siempre te las dicen. ¿Preguntar directamente?
    Escucho sugerencias…

    1. Hola Evelyn! Me alegra mucho que te haya gustado el artículo 🙂

      Excelente pregunta!

      Van algunas sugerencias:
      – Primero que nada, como bien decís, escuchar las críticas, y agregaría un poco más, que es reflexionar en ¿de dónde surgen esas críticas? O sea, ¿qué estoy haciendo yo para que se originen esas críticas? ¿Qué puedo hacer al respecto?
      (En fundamental partir de la base de que las críticas se originan porque hay algo que yo estoy transmitiendo, y tengo que tener la apertura necesaria para admitirlo. Sin humildad, este ejercicio no funciona).
      – Coincido contigo en que las encuestas no serían un buen camino, pero sí se podrían hacer “entrevistas”. Con entrevistas me refiero simplemente a preguntarle a personas cercanas acerca de qué piensan de nosotros (en cuanto a actitudes, comportamientos, etc.). Se pueden extraer muchos puntos a mejorar haciendo esto.
      – Tercero, generar instancias de feedback. Por ejemplo, en el ámbito académico se lo puedo solicitar a un docente, en lo laboral se lo puedo pedir a mi jefe (u otras personas de la empresa), si participé de algún proceso de selección laboral se lo puedo pedir a quien me entrevistó, etc.

      He realizado este tipo de ejercicios con personas que asesoro en su desarrollo personal y profesional (y por supuesto también lo realizo para mí mismo), y los resultados siempre son muy buenos. Surgen muchas oportunidades de mejora que uno mismo no se detecta (simplemente porque no es tan fácil mirarse desde otro punto de vista).

      Es fundamental poder interpretar, filtrar y clasificar bien las respuestas, para tomar acciones en los puntos importantes y que se generen resultados.

      Espero que sirvan las sugerencias, y espero tus comentarios al respecto!

Intercambiemos opiniones! :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.